Abogado de Segunda Oportunidad


El objetivo principal de la Ley de segunda oportunidad es la exoneración de las deudas de las personas físicas insolventes. El cambio fundamental y radical que se plantea con la segunda oportunidad es la introducción de un mecanismo de exoneración de deuda que transforma los esquemas del mercado del crédito y de la relación entre acreedores y deudores. La ley ofrece una vía directa hacia la exoneración de las deudas del deudor insolvente de buena fe y lo hace en sede judicial para dotar de las máximas garantías a esta solución. 

El esquema de la segunda oportunidad parte de que cualquier persona, empresaria o consumidora, que se halle en situación de insolvencia puede iniciar un acuerdo extrajudicial de pagos que, salvo acuerdo, le va a llevar a un concurso de acreedores consecutivo y una vez liquidados sus bienes podrá obtener la exoneración de sus deudas. El esquema simplificado que tiene que visualizar el deudor insolvente es de solo tres fases: 

Acuerdo extrajudicialPrimera fase: El acuerdo extrajudicial de pagos. Se inicia rellenando un simple formulario, que se presenta ante Notario en el caso de ser no empresario y ante Registrador o Cámara de Comercio en caso de ser empresario. Se nombrará un mediador concursal que va a gestionar esta primera fase. Si hubiese acuerdo entre deudor y acreedores finaliza aquí el expediente y se esperará que se cumpla lo acordado.

Segunda fase: El concurso consecutivo. En caso de no llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos, el mediador se encarga de solicitar que se inicie el concurso consecutivo. Lo hará ante el Juzgado de Primera Instancia si es persona física no empresaria o ante el Juzgado Mercantil si se trata de persona física empresaria. Se inicia con la liquidación de los bienes del deudor y el Juzgado y el mediador concursal, que ahora asume la función de administrador concursal, tramitan el concurso. Esta fase acabará con el análisis de la calificación del concurso: si el deudor es de buena fe el concurso será fortuito y se abrirá la puerta a la tercera fase.

Tercera fase: La exoneración de las deudas. Al final de concurso, y con una simple petición del abogado del deudor, se analiza si se cumplen los requisitos para acceder a la exoneración de las deudas y, en caso afirmativo, el juez lo acordará. La exoneración será por la vía directa, de acuerdo con el artículo 178.bis.3.4º LC, cuando pueda pagar unos determinados créditos, o por la vía del plan de pagos de 5 años de acuerdo con el artículo 178.bis.3.5º, cuando no pueda pagar esos créditos.

  • El deudor debe ser una persona física o autónomo.
  • Debe demostrar que carece de recursos para pagar las deudas.
  • Ha de haber intentado un acuerdo extrajudicial de pagos.
  • Ha de haber satisfecho determinados créditos.
  • Debe haber concluido su concurso de acreedores.
  • El concurso no debe haber sido declarado culpable.
  • El deudor no ha de haber sido condenado por delitos económicos en los 10 años anteriores al concurso.
  • Es necesario que el deudor sea "deudor de buena fe".

inline_image

google-site-verification: google8ca745f99d410645.html